LAS 100 VELAS Y EL PORTAL DE LOS MUERTOS


Uno de los juegos de terror más populares en Japón sin lugar a dudas es el de las 100 velas, el cual tiene su origen precisamente en varios países de Asía hace muchos años, dentro de las creencias que se tienen del mismo se cree que tiene la capacidad de abrir un portal que dirige directamente al mundo de los muertos, algo que no muchos se atreven a realizar.
100 Velas
Juegos de las 100 Velas


Son muchos los grupos de adolescentes que durante las noches tienen de practicar este juego, pero tras varios días inician a sufrir de alucinaciones, ya que no cerraron de la forma adecuada dicho portal y es allí donde inician los problemas, así que a continuación veremos un poco más de cómo es que funciona.

EN QUE CONSISTE

Seguramente te estarás preguntando en qué consiste el juego, la respuesta es bastante sencilla ya que tal como su nombre lo indica debes de colocar en un círculo en una habitación totalmente oscura un total de 100 velas.
Velas
Juegos Paranormales

Tras ello cada uno de los participantes en la actividad deberá de sentarse junto a ellas y por rondas ir contando historias o anécdotas de terror que hayan pasado en carne propia o al menos que conozcan a la persona que las vivió realmente, cada vez que se cuenta una se apaga una de las velas que se encuentran en el círculo.

LA ÚLTIMA VELA

El portal se abre cuando la última vela se apaga en la habitación, es entonces cuando los espíritus tienen la capacidad de ingresar y se inician a sentir sensaciones extrañas, susurros, pasos, ruidos y situaciones paranormales en la habitación. 

Dentro de las desventajas que existen de practicar el juego de las 100 velas es que no existe una teoría concreta para poder cerrar el portal al mundo de los muertos, por lo que en la habitación en donde se llevó a cabo el mismo continúa abierto y pueden continuar ingresando desde allí. ¿Tenebroso no crees?, si te gustó visita este link para más historias de magia blanca y paranormal.

             Google +   Twitter   Facebook
COPYRIGHT ©  Mario Palma

0 comentarios

Añade el tuyo →

Deja un comentario